Dignidad

El hecho de que asumamos creencias, estilos y pensamientos diferentes, no podemos dejar que en ninguna de tus opciones te lleven a dañarte como ser humano. Ya sea ante los amigos, la familia, las parejas e incluso en el trabajo o centro de estudios, debemos cuidarnos de persona que atenten contra nuestra dignidad. Aunque no pensé así siempre, los golpes y tropiezos que te da la vida me llevó a repetirme que, ” tu dignidad no tiene precio”.

En mi experiencia trabajando ésto en mi persona, me ha costado mucho. Entender que era débil de carácter y podrían hacerme llorar por cualquier palabra hiriente o gesto en mi contra fue difícil. Pero saber que no se puede cambiar las actitudes del mundo entero, pero sí la tuya hacia ellos, te ayuda a reconocer que la primera persona importante en tu vida eres TU.

Tu dignidad no es negociable, ni controlable. Podrán querer lastimarte e incluso menospreciarte, pero sólo lo intentarán, ya que tu fortalecida podrás conseguir que sean sólo palabras con significados negativos de personas que seguramente no necesitarás en tu vida. Para mí, esto ha requerido trabajar en mi dignidad todos los días, porque la realidad de nuestro alrededor muchas veces no es como uno desearía.

Muchas veces lloré, por palabras, gestos, decepciones y por creer amar a personas equivocadas. Hoy sé, y entiendo que no estoy exenta de todas las decepciones que puedan llegar a mi vida, pero sí de no darle poder sobre mí. Siempre hay razones para estar aqui, y seguir luchando por lo que se cree.

Aún siendo un trabajo duro, me hace sentir muchas veces recompensada. He sabido trabajar, estudiar, caminar, hablar con personas de cualquier carácter sin miedo, y defenderme en el momento necesario. Recuerda siempre, tu dignidad no tiene precio.

Publicado por Elizabeth Delgado Figueroa

Graduada de Periodismo (2010), y de Maestría en Redacción para los Medios (2015), soy una persona que ama leer y escribir sobre temas dedicados a los problemas de violencia que enfrentan las mujeres alrededor del Mundo 🌍. A través de mis escritos, espero ayudar a reflexionar de cuánto nos urje parar el abuso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: